Hazte socio
Km vertical Gandía

Resumen de actividades de Mikel y Roy

Con el culo “Apretao”

Viernes, 13 de septiembre 2019

Vía El Hombre Blandengue – Peña Montañesa (Ainsa)

A las órdenes del Jefe y huyendo de las lluvias, fuimos buscando donde no mojarnos. Mira por donde a las 23:00 h del jueves nos plantamos en la ermita de Peña Montañesa donde todo es fácil y “regalao”, eso dicen algunos.

Por supuesto llevábamos reseñas de varias rutas, además, impresas en A3 por eso de la vista cansada. Cual elegimos?,…. la más dura, como no. El Viernes, poco después de amanecer, con el material bien justito y haciendo el “jabalí” en hora y media, nos plantamos en la base de la pared.

Este tipo de vías y según quien las abre, tienen poco equipamiento o ninguno, con un grado que en muchos largos no baja del 6c,…así que, tranquilidad, mirar bien los cantos y a sudar, sobre todo en las travesías.

Con este planteamiento y con pocas palabras fuimos ganando altura hasta alcanzar el largo siete. Aquí, una estrecha repisa nos dio paso a otra sección de la pared donde los bloques “tipo Ordesa” pero más pequeños, nos hicieron reír y “navegar”. Con paciencia, nos plantamos en el último largo, una primera parte de bloques y otra de muro compacto y liso que tiraba “patras”. Pero eso al Jefe, como si llueve, lo ventiló rápido, otra cosa fue lo que yo sudé.

De esta forma y tras 6 h, nos plantamos en la faja Toro. Una estrecha y larga repisa que recorre toda la pared. La bajada por esta feixa es larga y técnica, poco a poco fuimos perdiendo altura hasta llegar a un rapel de 40m que te deja en el inicio de una pedrera, de aquí, al coche. Una hora y media en total.

Resumen, buena vía.

 

Sábado, 14 de septiembre 2019

Vía Vendedor de Quimeras – Peña de Sin (Plan)

Para no bajar el ritmo, al día siguiente elegimos otra ruta donde tampoco regalan nada. Pared norte y situada frente al muro de Peña de Sin, de roca no muy adherente, con bastante vegetación y de color oscuro.

Los dos primeros largos duros pero con algunos seguros, el tercero, 6c y limpio totalmente, con un techo final que quitaba la respiración, donde una rama de árbol te daba la opción de “tarzanear” para entrar en la R, bueno, opción no, no quedaba otra.

Llegados a este punto, el cuarto largo, se inicia con una travesía a derechas a buscar el filo y la salida del techo, aéreo y con dos seguros precarios. El jefe salió a muerte y en dos ocasiones reculó, la tercera y última lo perdí de vista, al momento regresó al techo bastante cabreado, ni el muro ni el equipamiento (inexistente) le habían gustado.

Con este panorama, decidimos bajarnos, yo, por supuesto no iva a tirarle. Tres rapeles y una corta caminata nos llevaron de nuevo en el coche. La aventura nos duró tres horas y media.

El resto del día, nos lo dieron libre,……

 

Roy y Mikel

Volver

Uso de cookies de clubalpigandia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR